Imprimir
Categoría: El Derecho y el Entretenimiento
Visto: 110
Logo de Megaupload

 

Han pasado ya siete años de que se cerró en forma definitiva uno de los sitios más importantes de almacenamiento en la nube, Megaupload, y que inició el proceso legal para que Nueva Zelanda extradité a Estados Unidos a Kim Dotcom y varios de sus socios por lo que la industria del entretenimiento considera la más grande violación masiva de derechos de autor.

Dotcom y sus tres coacusados están presentando una declaración final ante la Corte Suprema de Nueva Zelanda. La audiencia, que se espera dure cinco días, definirá si la decisión de un tribunal para extraditar a los hombres a los Estados Unidos debe ser confirmada.

Cuando el sitio de alojamiento de archivos Megaupload se cerró en 2012, pocos pudieron predecir lo que seguiría. La detención del fundador Kim Dotcom y sus colegas Mathias Ortmann, Bram van der Kolk y Finn Batato en Nueva Zelanda, desencadenó docenas de procesos legales, muchos de ellos diseñados para acelerar, demorar o incluso evitar la extradición del cuarteto a EE.UU.

Antes de que se cerrara, por Megaupload pasaba alrededor del 4% del tráfico global de Internet, pero según las autoridades norteamericanas, gran parte de eso era contenido pirateado, particularmente películas, programas de televisión y música, que costaba a las empresas estadounidenses alrededor de 500 millones de dólares.

Dotcom ha sostenido de manera persistente que, como proveedor de servicios en línea, Megaupload debe recibir protecciones de puerto seguro con respecto a las actividades de sus usuarios. Las autoridades de los Estados Unidos, por otro lado, ven una conspiración criminal masiva por la cual los cuatro deberían ser procesados.

Y hasta el momento, el sistema legal de Nueva Zelanda favorece esa posición.

Después de innumerables procesos y procedimientos legales, todos los intentos de obligar a Kim Dotcom y a sus colegas Mathias Ortmann, Finn Batato y Bram van der Kolk a someterse se han encontrado con resistencia.

En julio de 2018, después de que el caso pasó por un Tribunal de Distrito y el Tribunal Superior, el Tribunal de Apelación de Nueva Zelanda dictaminó que Dotcom y sus ex colegas de hecho son elegibles para la extradición a los Estados Unidos.

 “Los demandantes están acusados de una conducta que, de probarse, establecería delitos sujetos a extradición en la ley de Nueva Zelanda", se lee en el fallo. "Una ofensa criminal es cometida por cualquier persona que, a sabiendas, posee una copia digital infractora de un trabajo protegido en el curso de negocios con el fin de cometer cualquier acto, como la difusión en línea, que infrinja los derechos de autor".

Esta nueva decisión fue apelada ante el máximo tribunal y ahora será resuelta en forma definitiva. Ayer inició la audiencia final en el caso que durará el resto de la semana, para que al final el Tribunal Supremo tomé una decisión definitiva.

“En 2005, creé un sitio web que permitía a las personas subir archivos a la nube. En ese momento solo se podían adjuntar pequeños archivos a los correos electrónicos. Megaupload permitió a los usuarios enviar un enlace a un archivo por correo electrónico. Eso es todo ", escribió Dotcom en Twitter. "En 2019, la Corte Suprema de Nueva Zelanda decide si debo ser extraditado por este ‘crimen’."

Los primeros argumentos que se han expuesto a la  Corte Suprema son que las supuestas conductas de las que se acusa a Dotcom y sus socios no constituían un delito en Nueva Zelanda, lo que significaba que no podían ser delitos extraditables. Pero, incluso si lo fueran, no se habían presentado pruebas suficientes para demostrar que incluso se habían cometido delitos.

"El juez del tribunal de distrito aplicó incorrectamente la ley en cada etapa del análisis judicial", dijo Grant Illingworth, según lo citado por RNZ.

“Eso constituyó un grave error judicial. "Ningún tribunal superior podría haber justificado un hallazgo de ese tipo, sin importar cuánto estuvieran de acuerdo con el resultado".

De manera interesante, o quizás preocupante, parece que las discusiones sobre el funcionamiento de Megaupload se realizaron a través de analogías esta mañana. El tema en cuestión era que Megaupload ofrecía contenido para descargar y, en algunos casos, recompensaba a los usuarios que subían por poner ese contenido allí en primer lugar.

La ministro Susan Glazebrook le preguntó a Illingworth si sería una violación de los derechos de autor si fotocopia una novela hipotéticamente escrita por uno de sus compañeros jueces y luego la vende en una esquina. Illingworth dijo que Megaupload no hizo las copias, sus usuarios lo hicieron.

El ministro Joe Williams luego modificó la analogía, aludiendo al programa de recompensas de Megaupload.

Illingworth respondió que nunca fue la intención de Megaupload recompensar a las personas por comportamientos ilegales, sino recompensarlos por aumentar el tráfico del sitio.

Pero para la decisión final del alto tribunal todavía pasarán meses. Dotcom aún puede comprar más tiempo incluso si se mantiene la extradición, ya se requiere la aprobación del Ministro de Justicia de Nueva Zelanda, Andrew Little, para que se lleve a cabo.

Y esa decisión podría sujetarse a una revisión judicial en la que se puede introducir todo tipo de material que no es evidencia, como discusiones sobre si extraditar a Dotcom y sus socio podría constituir una violación de sus derechos humanos. Se podrían presentar informes de Amnistía Internacional sobre las condiciones en las cárceles de EE. UU.

Así que a esto todavía le queda cuerda.

Más información

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net