Letrero de prohibido

 

Después de varios años de estar sobre la mesa de discusión, finalmente el estado de Nueva York, Estados Unidos, aprobó una ley que prohíbe las llamadas terapias de conversión a menores de edad.

Se conoce como terapia de conversión todo acto encaminado a intentar cambiar la identidad de género de una persona o sus preferencias sexuales, partiendo del supuesto equivocado de que la homosexualidad es una enfermedad mental. La terapia consta de actos perniciosos y crueles que son en extremo dañinos para las personas.

La iniciativa aprobada en Nueva York fue presentada desde 2003. En 2013, cuando alcanzó una curul la primera legisladora homosexual del estado, Deborah J. Glick, la iniciativa fue aprobada en la Asamblea de Representantes, pero no fue ni siquiera discutida en el Senado del estado, bastión republicano.

Legislatura tras legislatura, la iniciativa se ha presentado, pero no había sido aprobada por oposición en el Senado, hasta ahora que la cámara alta también tiene mayoría demócrata.

La iniciativa fue impulsada por el senador Brad Hoylman, quien también impulsó la aprobación de otra iniciativa de ley que añade la identidad de género a las leyes del estado de Nueva York en contra de la discriminación y los crímenes de odio.

Entre 2012 y 2018, catorce estados de los Estados Unidos y Washington DC aprobaron leyes que prohíben estas terapias de conversión en menores de edad. California fue el primero en aprobar la prohibición y Nueva York el más reciente.

La prohibición a las terapias de conversión en general es una discusión que cada vez llega a más comunidades. En 2016 Malta se convirtió en el primer país europeo en prohibirlas, con la aprobación de la Ley de Afirmación Sexual, Identidad de Género y Expresión de Género, que impone una multa de entre 1,000 y 5,000 euros y hasta cinco meses en prisión “para quienes publiciten, ofrezcan o refieran a un individuo a otra persona que realice” cualquier práctica “cuyo objetivo sea cambiar, reprimir o eliminar la orientación sexual de una persona, identidad de género o expresión de género”. De forma trascendente, esta ley puntualiza que “ninguna orientación sexual, identidad sexual o expresión sexual constituye un desorden, enfermedad o defecto de ninguna manera”.

En los Estados Unidos, en un fallo trascendental, un jurado de una corte de Jersey City, en el estado de Nueva Jersey, estableció que una organización sin fines de lucro que prometía “convertir” a los homosexuales en heterosexuales, estaba cometiendo fraude conforme a la ley de los consumidores del estado.

El gobernador de Nueva York, Andrew B. Cuomo comparte este punto de vista. Tras recibir la iniciativa de ley aprobada dijo: “Las llamadas LGBTQ terapias de conversión son una práctica fraudulenta que han ocasionado inmenso daño a muchas personas jóvenes”.

Sobre estas terapias se produjo la película Boy Erased, escrita y dirigida por Joel Edgerton, basada en las memorias de Garrard Conley quien en su adolescencia fue sometido por sus padres a una terapia de este tipo que le dejó graves secuelas emocionales. La película está protagonizada por Nicole Kidman y Russell Crowe, como los padres de Lucas Hedges en el papel de Conley.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net