Infografía sobre el Roundup de Monsanto

 

Este 19 de marzo, un jurado en San Francisco, California, concluyó que el glifosato, componente activo del herbicida Roundup de Monsanto, actualmente Bayer, es el probable causante del cáncer que padece Edwin Hardeman.

Este es el segundo caso en que en primera instancia se concluye que el glifosato puede ser causa del linfoma de no Hodgkin que los promoventes de ambos casos padecen. El primer caso fue presentado por Dewayne Johnson a quien se adjudicó una compensación de 289 millones de dólares. Esta sentencia, como era de esperarse, está siendo apelada por Bayer, empresa que adquirió a Monsanto el año pasado.

En este caso, Edwin Hardeman, de 70 años, roció sus 56 acres de tierra con el herbicida de Monsanto desde 1986 hasta 2012. En 2015 fue diagnosticado con linfoma de no Hodgkin. Un año después, expusieron sus abogados del despacho, Baum Hedlund Aristei Goldman, PC., la Agencia Internacional de Investigación de Cáncer, organismo que pertenece a la Organización Mundial de la Salud, declaró, con fundamento en diversas investigaciones, que el glifosato podría ser cancerígeno. Monsanto negó estas conclusiones, pero se acusa a la empresa de haber ocultado información al respecto.

Durante un periodo de cinco días, los seis miembros del jurado en el caso presentado por Hardeman deliberaron para llegar unánimemente a su conclusión. Ahora están reunidos para calcular los daños y establecer montos compensatorios.

Conforme a la agencia de noticias Reuters, el caso de Hardeman, pese a ser la segunda conclusión de este tipo, es el que sentará el precedente para los dos casos similares que están por resolverse en el mismo juzgado federal de distrito del juez Vince Chhabria, estableciendo un parámetro para la adjudicación de compensación por daños.

Según el LA Times, en tribunales de San Francisco hay unos 760 casos en contra de Monsanto (Bayer) y unos 11,200 en los Estados Unidos.

Conocido el veredicto, Bayer emitió un comunicado de prensa en el que señalan que clasificar al glifosato como cancerígeno ignora la existencia de muchos estudios científicos.

“Estamos decepcionados con la decisión inicial del jurado, pero seguiremos creyendo firmemente que la ciencia confirmará que los herbicidas que contienen glifosato no causan cáncer”. Anunciando la decisión de apelar, la empresa declaró: “Estamos seguros que la evidencia en la segunda fase mostrará que la conducta de Monsanto ha sido apropiada y que la empresa no debe hacerse responsable por el cáncer del señor Hardeman”.

Es interesante hacer notar que el pasado 7 de marzo el Tribunal General de Justicia de la Unión Europea levantó las restricciones impuestas para el acceso a los estudios que existen sobre la toxicidad y carcinogenicidad del glifosato, lo que podría traer nueva luz a estos casos para determinar, sobre estudios científicos si esa relación entre el glifosato y el cáncer existe o no.

De ser una amenaza real, todos debemos estar muy atentos pues estudio tras estudio han demostrado que una gran cantidad de alimentos están contaminados con compuestos químicos usados en herbicidas y pesticidas, aún después de haber sido lavados y desinfectados. De aquí la importancia de comprar orgánico y a productores locales.

Más información latimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o toral concediendo crédito a miabogadoenlinea.net