Iglesia cristiana

 

Este lunes 9 de septiembre, la fiscalía general de Chipre anunció que el obispo Neophytos de Morphou, de la iglesia ortodoxa griega, no incurrió en el delito de lenguaje de odio cuando en junio pasado realizó lamentables comentarios respecto de la homosexualidad.

Los hechos que se investigaron ocurrieron el pasado mes de junio cuando en una escuela se organizó un diálogo religioso en el que el obispo Neophytos dijo que los homosexuales despedían un olor desagradable y que la homosexualidad se transmitía al feto si la embarazada tenía sexo anal y lo disfrutaba. Estas declaraciones se hicieron virales por lo que se pidió que se investigara si el religioso había incurrido en el delito de violencia hacia otros por su orientación sexual.

“Aunque las referencias personales del obispo son dignas de crítica y posiblemente de desacuerdo, el contexto global de estas declaraciones y las explicaciones que dio sobre el significado actual de sus palabras y frases que usó para referirse a la postura de la iglesia, no son equivalentes a una tentativa de incitar la violencia u odio por la orientación sexual o la identidad de género ni pueden ser descritas como lenguaje de odio en el sentido de la ley”, se lee en el comunicado de prensa que sobre este particular publicó la oficina de la fiscalía general de Chipre.

La razón que argumentan es que las declaraciones se hicieron en un diálogo abierto sobre espiritualidad, donde se hicieron preguntas sobre todo tipo de materias y las respuestas se dieron desde un pódium.

En el comunicado añaden, sin embargo, que “los líderes espirituales deberían evitar expresiones torpes e ininteligibles”, es decir, evitar palabras y frases respecto de temas sensibles como la homosexualidad que puedan recibir diferentes interpretaciones o ser malinterpretadas.

La decisión de la fiscalía no fue bien recibida por la organización que defiende los derechos de la comunidad homosexual en Chipre, Accept LGBTI Cyprus, que declaró que a su juicio el obispo cometió un delito conforme con el artículo 99A (1) del Código Penal que castiga el involucrarse en un comportamiento inaceptable y ejercer violencia en contra de las personas debido a su orientación sexual o identidad de género. Se trata de un delito que fue reformado en 2015 y que es sancionado con hasta tres años en prisión y/o una multa de hasta 5,000 euros.

Para la organización, el tipo penal y cómo está siendo ejecutado debe revisarse, porque pese a que han presentado otras denuncias en el pasado, “desde 2015 la ley no ha sido ejecutada y el lenguaje de odio ha ocurrido en varias oportunidades”.

“Adicionalmente a su gran frustración, Accept – Cyprus LGBTI también manifiesta sus fuertes dudas sobre el mal funcionamiento de la ley”, declararon sus miembros, haciendo un llamado a abrir la discusión sobre el funcionamiento del tipo penal y el que la decisión de presentar o no cargos recaiga exclusivamente sobre el fiscal general.

La despenalización de la homosexualidad ocurrió en la República de Chipre en la década de los años 90 gracias a un dictamen de la Corte Europea de Derechos Humanos. En el Norte de Chipre, región bajo control de Turquía desde 1974, la última región de Europa en tipificar como delito “el acercamiento carnal contrario a la naturaleza”, despenalizó las relaciones homosexuales en 2014.

Respecto del caso del obispo Neophytos, Accept LGBTI Cyprus dijo estar examinando si tiene algún recurso legal en contra de la decisión de la fiscalía.

Más información cyprus-mail.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net