Seúl, Corea del Sur

 

La llegada como ministro de Justicia de Corea del Sur de Cho Kuk, no ha caído bien a muchos, incluidos posiblemente algunos altos funcionarios del propio ministerio que sugirieron que se formara un equipo especial de la fiscalía para investigar las causas que por corrupción se siguen en contra de la esposa y familiares del nuevo ministro de Justicia.

Cho Kuk, de 54 años, es abogado por la Universidad Nacional de Seúl con doctorado por la Universidad de Berkley, California. Fue nominado para encabezar el Ministerio de Justicia el 9 de agosto por el presidente Moon Jae-in y su nombramiento oficial fue el 9 de septiembre pese a que existe una gran oposición.

La mayor crítica que se hace a Cho Kuk son los escándalos de corrupción que rodean a su familia. Así, su esposa, Chung Kyung-shim, profesora de la Universidad Dongyang, es sospechosa de haber mentido para lograr que su hija fuera admitida en la facultad de medicina, además de estar involucrada en un fondo de capital privado poco transparente.

Respecto de esta segunda acusación, en la audiencia sostenida el miércoles de la semana pasada ante la Corte de Distrito de Seúl, en la que testificó el ex director del fondo privado llamado Co-Link Private Equity, se declaró que se exageró la cantidad de inversión de la familia de la esposa e hijos de Cho. El fondo invirtió la mayor parte de ese dinero en la empresa de Cho, que en ese momento ocupaba un alto cargo en la administración pública. Acto seguido, la compañía de Cho ganó varios contratos importantes y le pagaron honorarios a Chung Kyung-shim como consultora de negocios.

En este punto del proceso, la Corte de Distrito negó girar órdenes de aprehensión en contra de los exdirectivos del fondo de inversión señalando que no hay evidencia suficiente en su contra.

Como parte de esta trama, ese miércoles también se dio a conocer una grabación en la que se escucha a un familiar de Cho coaccionando a un testigo para que, durante la audiencia de nominación como ministro de Cho ante la Asamblea Nacional, mintiera sobre el fondo de inversión. La esposa de Cho ha dicho que la revelación de esta grabación es violatoria de sus derechos de defensa en el proceso que se sigue en su contra.

Estas acusaciones siguen siendo investigadas por la fiscalía general, que depende del Ministerio de Justicia, es decir, de Cho Kuk.

El conocimiento de la existencia de esquema de operaciones causó irritación en muchos surcoreanos, pese a lo cual el presidente Moon nombró Ministro de Justicia a Cho Kuk, declarando que era la mejor persona para ocuparse de la reforma judicial que pretende limitar los vínculos entre el Ministerio y la Procuraduría para permitir que exista más libertad para investigar delitos cometidos por altos funcionarios. Una paradoja.

Así, la principal encomienda de Cho como ministro de Justicia es precisamente la reforma judicial, para lo cual ya nombró a un equipo que se encargue de la reforma de la fiscalía general. La decisión de los nombramientos tampoco ha escapado a la crítica pues eligió a una persona sin experiencia en materia persecutoria para encabezar este equipo.

El tiempo dirá si prosiguen las investigaciones en contra de la esposa e hijos de Cho ahora que el Procurador General Yoon Seok-youl es subalterno de Cho Kuk. Yoon Seok-youl fue nombrado en el cargo el 25 de julio y se trata de una persona que fue importante en el equipo especial que siguió las investigaciones y presentó las acusaciones por corrupción en contra de la expresidente Park Geun-hye y su confidente Choi Sun-sil.

Más información koreaherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o toral concediendo crédito a miabogadoenlinea.net