Logo de Twitter

 

La Corte de Distrito de Osaka, Japón, condenó el pasado 12 de septiembre a un periodista a pagar una compensación al exgobernador de la prefectura por haber reenviado un tuit en el que se sugería que un funcionario del gobierno había sido orillado a cometer suicidio.

Los hechos ocurrieron en octubre de 2017 cuando el periodista Yasumi Iwakami reenvió en su cuenta de Twitter un mensaje escrito por una tercera persona que sugería que un funcionario de Osaka había sido inducido al suicidio por razones laborales, siendo en ese entonces gobernador Toru Hashimoto. Poco después Iwakami borró el retuit (RT), pero en diciembre de ese mismo año Hashimoto presentó la demanda alegando que el haber reenviado el mensaje sugería que en su labor como gobernador había hostigado a los funcionarios y que eso era difamatorio. Hashimoto fue gobernador de Osaka de 2008 a 2011. Actualmente ejerce como abogado.

En su demanda Toru Hashimoto pedía una compensación de 1.1 millones de yenes, equivalentes a unos US$10,170, por la difamación que declaraba haber sufrido por el RT del periodista.

Al dictar su decisión, el juez presidente del tribunal señaló que el RT del periodista a la declaración indicaba acuerdo con el post original, lo que equivalía a una difamación. “Cuando se lee normalmente, es equivalente a un acto que expresa acuerdo con el contenido del post original”, señaló el juez Masayuki Suenaga, presidente del tribunal.

El tribunal consideró que, sin evidencia que confirmara lo dicho en el tuit original, y siendo Iwakami una persona influyente en la sociedad con 180,000 seguidores en Twitter, el apoyo a la declaración afectó la reputación social de Hashimoto.

Por lo tanto, Yasumi Iwakami fue condenado a pagar alrededor de una tercera parte de la cantidad solicitada por Hashimoto, y deberá entregar al exgobernador 330,000 yenes, US$3,050.

Se trata de una decisión de primera instancia que puede ser apelada, aunque se desconoce si el periodista presentará tal apelación.

Esto es una nueva llamada de atención sobre lo que escribimos en redes sociales y lo que compartimos, porque al hacerlo estamos avalando de alguna manera las declaraciones iniciales que muchas veces equivalen a difamación. Un caso que ejemplifica muy bien esta situación y que reportamos en miabogadoenlinea.net se presentó en Argentina en donde una mujer fue condenada por haber calumniado a una persona de quien compartió su fotografía en Facebook, acusándolo, sin haber verificado los hechos, de ser un secuestrador de niños.

Más información mainichi.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o toral concediendo crédito a miabogadoenlinea.net