Arma de fuego

 

Este lunes fue asesinado enfrente de su casa un abogado que participaba en un proceso en contra de 16 integrantes de la delincuencia organizada. El crimen ocurrió en Ámsterdam, Países Bajos, un país en el que “el primer ministro va a trabajar en bicicleta”, y que, por tanto, ha encendido todas las alarmas.

La víctima es el abogado Derk Wiersum, de 44 años, que representaba a Nabil Bakkali, quien desde 2017 ha sido testigo de la fiscalía en contra de una organización delincuencial. Bakkali también será procesado, pero en un juicio diferente y, según ha trascendido, ha negociado con la fiscalía una sentencia menor a cambio de la información que ha proporcionado. El año pasado el hermano de Bakkali, que aparentemente no tenía ninguna relación con el crimen organizado, también fue asesinado, posiblemente como represalia por su cooperación con las autoridades.

El proceso penal se sigue en contra de 16 hombres involucrados en tráfico de drogas, acusados de cinco homicidios y una tentativa de homicidio ocurridos en Países Bajos entre 2015 y 2017.

El principal sospechoso de la autoría intelectual del homicidio del abogado Wiersum es Ridouan Taghi quien está siendo procesado en ausencia pues no se ha logrado su captura. De los 16 procesado, once están detenidos.

La policía anunció que están buscando a un joven de entre 16 y 20 años que salió corriendo del lugar del homicidio.

El alcalde de Ámsterdam, Femke Halsema, dijo que el homicidio es “un ataque sin precedente a la profesión legal que afecta la esencia del estado de derecho”.

“Es un terrible homicidio, de un padre, de un abogado, de uno de Ámsterdam… Esto lleva a miedo e inquietud entre los abogados. Para la policía y la fiscalía pública, el caso tiene la prioridad más alta”.

Como respuesta a esta inquietud generada en la profesión, el jueves el ministro de Justicia neerlandés Ferd Grapperhaus se reunió con funcionarios de la fiscalía y de representantes de abogados para discutir las implicaciones del homicidio y decidir las medidas adicionales que se pueden tomar para proteger a los profesionistas del Derecho en el ejercicio de la profesión.

Por lo pronto y tras el homicidio ya se ha puesto seguridad adicional en todos los que participan en el proceso en curso, incluidos jueces, fiscales y abogados de la defensa.

En un análisis realizado por el periódico neerlandés AD, se señala que el homicidio del abogado Wiersum marca el inicio “de una nueva fase oscura” que muestra que el mundo del hampa está listo para atacar directamente al estado de derecho. En el diario se señala que usualmente abogados, fiscales y jueces van a trabajar sin seguridad. “Países Bajos es, o era, un país en el que el primer ministro pedalea para ir a trabajar”, se señaló en el análisis.

En la investigación del homicidio, la unidad de contraterrorismo también se ha involucrado. Con los antecedentes que tenemos en México, es deseable que pronto capturen al o los responsables para mandar la señal clara de que las instituciones están listas para defender y contraatacar. Pero también a los neerlandeses les debe quedar claro que en la medida en que sigan alimentando el mercado de las drogas, la delincuencia seguirá teniendo poder y dinero. Un mensaje que en México no hemos querido escuchar.

Más información dutchnews.nl / aljazeera.com

miabogadoeninea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net