Mazo judicial

 

Por el cierre de los juzgados debido a la crisis de la epidemia del coronavirus COVID-19, el proceso por tres cargos por corrupción que iniciaría este día en Jerusalén en contra de Benjamín Netanyahu, ha sido pospuesto en más de dos meses, hasta el 24 de mayo.

Aparentemente no se trata de una prerrogativa concedida a Netanyahu a quien la semana pasada se le había negado la petición de prorrogar el inicio del procedimiento. La decisión es parte de la declaración del estado de emergencia en el sistema judicial de Israel anunciado el sábado por la noche por el ministro de Justicia, Amir Ohana, quien lo declaró como “parte del esfuerzo nacional para prevenir la transmisión del coronavirus”.

Esta decisión significa que los tribunales solo pueden reunirse para audiencias urgentes de arresto o de detención provisional, ordenes administrativas de detención, delitos previsto en la ley relacionada con la emergencia especial y ciertos asuntos civiles.

El ministro Ohana declaró que la decisión se había tomado con fundamento en las recomendaciones del Ministerio de Salud y debido a “un miedo real de grave daño a la salud pública” si el sistema judicial continúa operando con normalidad. Los escépticos ven en esta decisión la mano amiga de un aliado a Netanyahu.

Derivado de esta decisión, el domingo por la mañana los tres jueces de la Corte de Distrito de Jerusalén designados para el proceso en contra de Netanyahu declararon: “A la luz de los acontecimientos respecto de la propagación del coronavirus y tomando en consideración las últimas guías proporcionadas y la declaración del estado de emergencia en los tribunales, hemos decidido cancelar la audiencia programada”.

Después de una larga investigación, el 28 de enero de 2020 el fiscal general de Israel, Avichai Mandelbilt, presentó ante la Corte de Distrito de Jerusalén tres acusaciones de delitos de corrupción y sobornos en contra del entonces primer ministro de Israel por haber recibido regalos ilegales y por haber negociado con medios de comunicación reglamentos que les benefician a cambio de cobertura positiva en las noticias.

Pese a que el fiscal había anunciado su intención de presentar las acusaciones desde noviembre del año pasado, para finalmente presentarlas tuvo que cumplir con el procedimiento legal según el cual primero tuvo que notificar al presidente del Knesset la decisión de presentarlas, a partir de lo cual se concedieron 30 días al primer ministro para solicitar a ese órgano legislativo inmunidad procedimental. Netanyahu renunció al derecho de pedir inmunidad parlamentaria.

La demora es un alivio para Benjamín Netanyahu que en este momento parece haber perdido el gobierno de Israel pues el presidente Reuven Rivlin invitó a Benny Gantz a formar gobierno. La alianza de Gantz ganó por una escasa mayoría de votos y este será un nuevo intento de formar gobierno después de cuatro elecciones en que las tentativas han fallado.

Como dato anecdótico, debido a la crisis de salud por el COVID-19, la estrategia para la toma de posesión de los nuevos miembros del Knesset cambió y este lunes, en lugar de convocar masivamente a los nuevos legisladores, fueron juramentados en pequeños grupos de personas.

Más información timeofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net