Árboles quemados

 

Este lunes se conoció la noticia de que la empresa Pacific Gas and Electric Co, PG&E, de California, Estados Unidos, se declaró culpable de 84 cargos de homicidio culposo respecto de los catastróficos incendios del norte de California de 2018 que destruyeron la población de Paradise y desplazaron a miles de personas de sus hogares.

En el mismo acuerdo la empresa se declara culpable de un cargo de haber ocasionado un incendio en contravención del código penal estatal.

PG&E es una empresa registrada como IOU, investor-owned utility, que presta servicios públicos, pero que es administrada como una empresa privada. Ha sido señalada por tener infraestructura vieja para prestar el servicio público y de darle muy poco mantenimiento.

La noticia se ha conocido debido a una declaración que PG&E presentó a la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos, U. S. Securities and Exchange Commission, en la que notifica que el 17 de marzo alcanzó un acuerdo con la oficina del fiscal de distrito del condado de Butte bajo el cual no se presentarán en su contra nuevas denuncias penales.

En ese documento, PG&E declara: “La empresa de servicios públicos será sentenciada a pagar la multa total máxima y la sanción de aproximadamente 3.5 millones de dólares. El Acuerdo estipula que no se impondrá ninguna otra sentencia adicional a la Empresa de Servicios Públicos en la acción penal en relación con el incendio de Camp de 2018”, nombre bajo el cual se conocen estos incendios de noviembre de 2018. “La empresa de servicios públicos también acordó pagar $ 500,000 al Fondo de Protección Ambiental y al Consumidor del Fiscal del Distrito del condado de Butte para reembolsar los costos gastados en la investigación del incendio del Campamento 2018.”

Los incendios del norte de California de 2018 fueron investigados por los organismos estatales Comisión de California de Empresas de Servicios Públicos y por el departamento de Bosques y Protección de Incendios (California Public Utilities Commission y Department of Forestry and Fire Protection). De esta investigación se concluyó que las mal mantenidas instalaciones de la empresa de electricidad fueron causantes de las chispas que originaron los incendios.

Una de las grandes negligencias de la empresa fue no haber realizado operaciones escalando una torre de cien años de antigüedad que generó chispas en el lugar donde los incendios se originaron. Esta torre no había sido revisada adecuadamente desde 2001.

Para los californianos, las malas prácticas de PG&E no son del todo desconocidas. En 2016 un jurado federal encontró culpable a la empresa de violar las regulaciones de seguridad de tuberías, lo que generó una explosión en el área de San Francisco. Además, fue encontrada culpable de haber engañado a las autoridades en su investigación.

Respecto de los incendios de 2018, en diciembre de ese año dos grandes despachos de abogados de California presentaron una demanda a nombre de siete personas en la que acusaron a PG&E de negligencia, de expropiación sin pago de indemnización, allanamiento, molestia privada, responsabilidad del establecimiento, interferencia negligente con la posible ventaja económica, violaciones del Código de Servicios Públicos de California y violaciones del Código de Salud y Seguridad de California.

El acuerdo con el condado de Butte será de ayuda para este tipo de demandas civiles que se han presentado en contra de la empresa.

Más información latimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net