Pies de niño pequeño

 

A partir del año fiscal 2020, que empieza en Japón el 1º de abril, el gobierno impulsará un nuevo programa para que más servidores públicos hombres tomen el permiso de paternidad, con la esperanza de impulsar así que más hombres tomen estos permisos en los gobiernos locales y en la iniciativa privada donde los porcentajes siguen siendo muy bajos.

Para incentivar que los servidores públicos tomen permisos por paternidad más largos, de por lo menos un mes, se ha creado un sistema en el que los superiores jerárquicos evaluarán de forma positiva a quienes tomen el permiso, estableciendo también medidas que otorguen confianza al trabajador respecto de su decisión.

Los empleados del gobierno tienen la posibilidad de tomar el permiso de paternidad hasta que sus hijos tengan tres años. Durante el año fiscal 2018, el 12,4 por ciento de los trabajadores en la circunstancia tomó el permiso de paternidad, hasta ahora el porcentaje más alto registrado, acercándose a la meta del 13 por ciento establecida por el gobierno para el año 2020.

Pese a que el número de empleados en tomar el permiso va en aumento cada año, el lapso del permiso no aumenta. Así, en 2018, el 68.7 por ciento de quienes tomaron el permiso lo hicieron por hasta un mes. El 14.5 por ciento lo tomó por más de un mes, pero no más de tres meses y solo el 7.1 por ciento lo tomó por más de tres meses, pero menos de seis. El promedio del permiso que toman las mujeres para la crianza de sus hijos es de 15 meses.

Según una encuesta del Gabinete de Asuntos de Personal del gobierno central, los trabajadores masculinos son renuentes a tomar el permiso por el menor nivel de ingresos y por temor de la crítica o la atmósfera laboral a la que se enfrentarán al regresar al trabajo.

Para subsanar esas deficiencias, el nuevo sistema que empezará a operar obliga a los superiores a discutir con sus subordinados los beneficios de tomar el permiso de paternidad lo que facilitaría a los empleados la discusión de este tema que hoy en día se considera delicado.

Además, los superiores deberán delinear los planes que se acomoden al trabajador durante el tiempo de ausencia, incluyendo los reemplazos que pueda necesitar.

Se trata de medidas que procuran hacer más amigable el ambiente de trabajo a los servidores públicos para tomar el permiso de paternidad y contribuir cercanamente en la crianza de los hijos, una tarea que no solo corresponde a las mujeres.

Si bien en el gobierno federal se han logrado avances en la materia, los empleados de los gobiernos locales son lo que menos toman el permiso de paternidad, por debajo del porcentaje registrado de trabajadores de la iniciativa privada. Por esta razón, en enero la ministra de Asuntos Internos y Comunicaciones, Sanae Takaichi, pidió a los gobierno prefectorales y municipales a incentivar que sus empleados tomen el permiso. Para ello se refirió a la declaración que ese mismo mes de enero hizo el ministro del Medio Ambiente, Shinjiro Koizumi, de tomar dos semanas de permiso por paternidad tras el nacimiento de su primer hijo, lo que sucedió en enero.

"Esperamos que el permiso de paternidad se dé por sentado socialmente como resultado de los esfuerzos del gobierno", dijo la ministra respecto de este tema que es importante en toda sociedad para tratar de cerrar la disparidad de género.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net