Trump en campaña

 

Un juez federal de Nueva York determinó que PEN America puede continuar con su demanda en contra del presidente de los Estados Unidos por violar la Primera Enmienda al revocar los pases de prensa y las autorizaciones de seguridad.

PEN America es una organización que lucha para proteger la libertad de expresión. El grupo demandó a Trump en octubre de 2018 por usar su poder para castigar e intimidar a The Washington Post, CNN, NBC, el cuerpo de prensa de la Casa Blanca y otros que cubren las conferencias de su administración.

Trump, en reacción a la demanda, solicitó que se desechara la demanda con el argumento de que PEN carece de legitimación para demandar porque ninguno de sus miembros ha resultado afectado (excepto el corresponsal de la Casa Blanca de CNN, Jim Acosta, cuyo pase fue restablecido después de ser revocado), que no presentó un reclamo plausible y que la corte carece del poder para controlar las acciones oficiales discrecionales de un presidente en ejercicio.

Sin embargo, la juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Lorna Schofield, determinó el martes que PEN tiene derecho a presentar al menos algunos de los reclamos (revocación de pases de prensa y autorizaciones de seguridad) y puede "establecer una conexión causal entre las lesiones y la conducta impugnada".

La juzgadora señaló que el demandante puede proceder en un intento de obtener un fallo declarativo de que el presidente Trump está violando la Primera Enmienda. PEN, sin embargo, no podrá obtener una orden judicial.

"La Demanda explícitamente declara, citando una parte del correo electrónico del Secretario de Prensa, que [Trump] y su personal están listos para escuchar una decisión judicial sobre las reglas de conducta apropiadas para gobernar el cuerpo de prensa de la Casa Blanca", afirma la opinión.

Esta decisión se produce solo un día después de que el Tribunal de Apelaciones del Circuito del Distrito de Columbia consideró que la decisión de un juez inferior estaba en lo correcto al ordenarle al presidente Trump que restaure el pase de prensa del corresponsal de Playboy en la Casa Blanca, Brian Karem. La disputa de PEN podría proporcionar cierta claridad legal más allá de esa situación singular.

Sin embargo, PEN no podrá controvertir algunas de las otras conductas de Trump que presuntamente pasan encima de la Primera Enmienda como son las amenazas del presidente norteamericano de revocar licencias de transmisión, la oposición del Departamento de Justicia a la fusión de AT&T-Time Warner y las amenazas regulatorias a las compañías de Internet, entre otras cosas.

La directora ejecutiva de PEN America, Suzanne Nossel, comentó sobre la decisión del juez: "Es difícil pensar en un momento en la historia de los Estados Unidos en el que las noticias precisas y sin adornos hayan importado más de lo que son ahora… Demandamos al presidente porque creemos que la Primera Enmienda le prohíbe tomar represalias contra el discurso que no le gusta. Estamos agradecidos de que esta demanda esencial pueda avanzar, reivindicando los derechos de todos aquellos que confían en una prensa libre".

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net