0
0
0
s2smodern

En marzo de 2010 los integrantes de la familia alemana Romeike obtuvieron en los Estados Unidos la calidad de asilados políticos, habiendo argumentado que en Alemania eran perseguidos por no poder educar a sus cinco hijos en casa.

 

Esta semana la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito, con asiento en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos, confirmó una sentencia previa por la cual la calidad migratoria era revertida y por tanto se les negó su derecho de asilo político.

 

En Alemania la educación es obligatoria y para cumplir con este deber los niños deben acudir a una institución educativa ya sea pública o privada, religiosa o laica, aprobada por el gobierno para impartir educación con lo que la educación en casa queda prohibida por las leyes, penalizado con multas y se faculta al estado a retirar la custodia de los hijos a los padres por faltar a esta obligación.

 

El gobierno alemán establece que la obligación de acudir a una escuela obedece a varias razones entre ellas la integración social, la interacción con personas con diferente formación y para prevenir la existencia de lo que llaman sociedades paralelas.

 

Esta familia cristiana se opone a que sus hijos sean educados por el estado alemán porque opinan que se les enseña una visión “anticristiana” del mundo, en donde "tienen más importancia los vampiros y las brujas que Dios".

 

En Alemania los Romeike fueron multados con $11,000 dólares por incumplir la obligación de enviar a sus hijos a la escuela por lo que emigraron a los Estados Unidos donde argumentando persecución, solicitaron el asilo político.

 

En una sentencia que sorprendió a varios, en 2010 el juez federal de inmigración concedió el asilo político y dijo que la familia, de regresar a su país de origen, podría enfrentar una seria persecución por sus creencias y por pertenecer a un grupo social particular.

 

Esta sentencia fue apelada por el gobierno de los Estados Unidos y esta semana la Corte de Apelaciones falló nuevamente en contra del asilo político y señaló que los Romeike no habían demostrado suficientemente ser perseguidos por las autoridades alemanes por formar parte de un grupo específico, quedando claro que la persecución se debía al incumplimiento de las leyes alemanas.

 

Esta decisión será apelada por la familia que cuenta con el apoyo de la Asociación de Defensa Legal de la Escuela en Casa, que aboga por el principio de que los padres puedan educar directamente a sus hijos en lugar de enviarlos a una escuela autorizada por el gobierno.

 

Se trata de un caso importante para la causa de escuela en casa porque los Romeike no son los únicos alemanes que han emigrado hacia los Estados Unidos para poder educar a sus hijos directamente.

 

 

Más información The Local

 

www.miabogadoenlinea.net

 

0
0
0
s2smodern