Como sucedió en la región de Swat en Afganistán, donde para pacificar los brotes de violencia se permitió el establecimiento de la Sharia o ley musulmana, en la provincia de Aceh en Indonesia, la Sharia que aplicaba parcialmente empieza a convertirse en un cuerpo de leyes más riguroso tras el acuerdo de paz firmado en el 2005 con el gobierno central.

De esta manera este mismo mes se aprobó una ley en donde el castigo para el adulterio, en caso de tratarse de personas casadas, es la pena de muerte por lapidación. La sanción para los solteros es de 100 azotes.

Esta ley fue aprobada por la gran mayoría del Congreso siendo los miembros del partido del actual presidente los únicos en oponerse a estos cambios legislativos. Los defensores de la misma consideran que es la manera enérgica de evitar la degradación moral de la región.

Al lado de estas penas en caso de adulterio se endurecieron las penas para el caso de consumo de alcohol, el juego, la homosexualidad y la violación.

Indonesia no es el único país que al aplicar la ley musulmana están endureciendo las sanciones. En la la misma capital de Somalia, Mogadiscio, una corte sancionó a dos ladrones a que se les amputara la mano, mientras que otro, encontrado culpable de violación, fue azotado.

Pese a que la ley prevé este tipo de sanciones, en Somalia es la primera vez que se impone la amputación en varios años y se atribuye al caos social que se vive en la región.

Fuente BBC Mundo

www.miabogadoenlinea.net