El pasado viernes el Ministerio de Asuntos Exteriores de China colocó en su página web una transcripción de una conferencia de prensa, pero suprimiendo las preguntas que en ella se realizaron sobre la detención del artista plástico Ai Weiwei.

 

Ai Weiwei ganó fama mundial cuando diseñó el estadio llamado El Nido en Beijing utilizado en los Juegos Olímpicos celebrados en ese país en 2008 y se trata de uno de los artistas plásticos más prominentes del país.

 

El artista fue detenido el domingo pasado cuando se disponía a abordar un avión en la capital china y desde entonces se desconoce su paradero y su situación legal.

 

Al conocer la noticia, el gobierno de Alemania llamó al embajador de China en Berlín para conocer del paradero del artista. Weiwei había manifestado su intención de dejar China y mudarse a Berlín para montar ahí su estudio, después de que en enero pasado las autoridades derribaran su estudio en Shangai y cancelaran una exposición en Beijing.

 

En China Weiwei estuvo bajo arresto domiciliario el año pasado y es uno de los activistas que ha llamado a manifestaciones a través de Internet, siguiendo la tendencia que ha prevalecido en Medio Oriente este año.

 

El gobierno chino declaró que su detención no tiene relación con su activismo político y que se le acusa de delitos económicos, pero no se proporcionaron más detalles al respecto. Pero no es la primera vez que el gobierno utiliza la excusa de evasión fiscal y otros delitos no políticos para silenciar a los críticos del régimen.

 

Lo cierto es que su detención ha generado una ola de protestas a nivel mundial a lo que el gobierno ha reaccionado duramente señalando que serán los tribunales chinos los que  determinen la culpabilidad o inocencia de Weiwei en los delitos que se le imputan y no la diplomacia exterior ni la presión de la opinión pública.

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net