En Irak acaban de dictar la segunda pena de muerte a Ali Hassan al-Majid, mejor conocido como el Químico Ali, primo y cercano colaborador de Sadam Hussein.

 

Los crímenes en contra de la humanidad por los que esta persona ha sido acusada y sentenciada son numerosos.

 

Su primera pena de muerte se debió a los ataques que organizó en 1988 en contra de la población kurda mediante la utilización de gases venenosos, matando a más de 100,000 personas. La sentencia de este juicio no había sido ejecutada debido a problemas de tipo judicial.

 

Ahora el Alto Tribunal de Irak, el mismo que juzgó y sentenció a Hussein, lo vuelve a encontrar culpable de genocido, en este caso tras haber acabado con una sublevación shiíta en el año de 1991 en donde familias enteras fueron masacradas.

 

Este movimiento inició cuando los shiítas, confiados en el respaldo de los Estados Unidos iniciaron la toma de ciudades sagradas. Pero el Presidente George Bush padre, ordenó a sus tropas a esperar en la frontera dejando solos a los sublevados que murieron aplastados por las fuerzas iraquíes bajo las órdenes de Hussein y de Ali Hassan al-Majid.

 

Químico Ali fue sentenciado nuevamente a la horca, señalado como culpable de haber cometido deliberadamente diferentes asesinatos y crímenes contra la humanidad.

 

Fuente BBCNews 
www.miabogadoenlinea.net