El caso del artista Ai Weiwei continúa en China. Este miércoles el artista declaró que la policía china impidió que se presentara en Beijing a la audiencia que se le sigue sobre la acusación que pesa sobre su empresa Fake Cultural Development, Falso Desarrollo Cultural, por evasión fiscal.

 

Después de haber estado detenido durante 81 días, las autoridades hacendarias de China acusaron al artista de evasión fiscal por  $2.4 millones de dólares, lo que fue calificado por él como una acusación falsa que solo pretendía continuar con la persecución política en su contra.

 

Ai Weiewei decidió recurrir el proceso por el cual se fijó el crédito fiscal y se impusieron las multas bajo el argumento de que se trató de un procedimiento ilegal.

 

Su caso fue apoyado por miles de ciudadanos chinos que decidieron donar dinero al artista para hacer frente a sus obligaciones fiscales con lo que recaudó más de un millón de dólares, dinero que fue depositado para evitar su encarcelamiento.

 

Ai Weiwei declaró que sus ayudantes filmaron a las patrullas de policía que apostadas en el domicilio de la empresa le impidieron salir para presentarse a la audiencia, e incluso denuncia enfrentamientos con la policía en que se destruyó parte de esa evidencia. Se cree que pese a lo anterior su esposa, representante legal de Fake Cultural Development, pudo acudir a la audiencia.

 

La audiencia era importante porque Ai Weiwei suponía que ninguna corte china accedería a revisar su caso por lo que resultó sorpresivo cuando una corte de Beijing accedió a hacerlo.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net