Durante las elecciones en 2009, para designar al nuevo Sheriff de la Ciudad de Hampton, Virgina, Estados Unidos, Daniel Ray Carter Jr. , alguacil adjunto manifestó en Facebook su apoyo al candidato Jim Adams, pero su jefe el entonces Sheriff B.J. Roberts se enteróo del apoyo de Carter a su oponente y poco después de que ganóla reelección lo despidió.

 

Carter interpuso una demanda por despido injustificado y en las razones que cita como fundamento a su demanda es el haber apretado el botón de "me gusta" en Facebook, argumentando que al expresarse en ese medio a favor de un candidato estaba ejerciendo su derecho de expresar su opinión política, por lo que el despido sería ilegal.

 

En primera instancia un juez sentenció, entre otros aspectos, que "simplemente el oprimir el enlace 'me gusta' “a una página en Facebook no es suficiente" para se produzcan los supuestos de protección de la Primera Enmienda referentes a la libertad de expresión.

 

"No es el tipo de 'declaración sustantiva' a la que previamente se ha garantizado la protección constitucional… La Corte no tratará de inferir el contenido real de las publicaciones de Carter por hacer clic al botón de la página de Adams en Facebook".

 

Agregó que es "impropio" para el tribunal "asumir", sin evidencia, que Carter estaba haciendo una "declaración específica" por el clic en un mouse.

 

Carter apeló esta decisión y de ser un asunto laboral, se convirtió  en un caso que puede definir la libertad de expresión en las redes sociales. Inclusive Facebook  y la Unión Americana de las Libertades Civiles (American Civil Liberties Union, ACLU) han presentado amicus curiae, sendos escritos  apoyando la causa de Carter.

 

En su documento Facebook señala que dar 'me gusta' a una página del sitio u otro sitio web es en escencia una expresión: es una declaración que estará al alcance de un pequeño grupo de amigos de Facebook o por una vasta comunidad de usuarios en línea. Por los efectos que tuvo esa declaración que fue vista por los seguidores de Carter y de la página de Adams, Facebook considera que es una declaración pública equivalente a poner un letrero o anuncio de campaña en el patio de una casa, acto protegido por la Primera Enmienda según el Tribunal Supremo, y que el hecho de que esa declaración la haya hecho en línea, no evita que esa declaración cuente con protección constitucional.

 

Por su parte ACLU destaca que “dar ‘me gusta’ a un candidato político en Facebook - al igual que sostener un cartel de campaña – es un supuesto  de la liberta de expresión protegida por la Constitución. Es una expresión verbal así como una expresión simbólica. Al hacer clic en el ‘me gusta’ anuncia a los demás que el usuario apoya, aprueba, o disfruta de ese contenido. El mero hecho de que dar ‘me gusta’ requiera sólo del clic en un botón no significa que no garantiza la protección de la Primera Enmienda. Tampoco el hecho de que mucha gente hoy elige transmitir sus puntos de vista personales y políticos en línea, a través de Facebook y otras herramientas de medios sociales, afectan a la investigación".

 

La decisión está en manos del tribuinal de apelaciones, pero los expertos coinciden en que la decisión será revertida a favor de Carter.

 

 

Más información en techdirt.com

 

www.miabogadoenlinea.net