El comité de una escuela en un distrito escolar de Michigan, Estados Unidos, resolvió negar la petición de una madre de retirar de su listado de libros para alumnos de 7° grado, equivalente a 1° de secundaria, el Diario de Anna Frank.

 

La madre argumentaba que el libro en su edición reciente, que incluye pasajes que en 1947 fueron retirados por Otto Frank, era “pornográfico” y poco apto para niños y niñas de entre 11 y 12 años de edad.

 

Quienes leímos de adolescentes el Diario de Anna Frank no tuvimos la oportunidad de leer los pasajes considerados como pornográficos por esta madre y que solo son la exploración que Anna hizo de su cuerpo y los descubrimientos sobre lo que se escondía debajo del vello púbico femenino y su consecuente descripción.

 

La junta escolar decidió por unanimidad mantener el libro en esta edición para los alumnos del 7° grado, pues retirarlo hubiera equivalido a un acto de censura.

 

Una decisión que fue celebrada por la Coalición Nacional contra la Censura, organismo estadounidense, para quienes “las honestas descripciones de Frank sobre su cuerpo y los cambios que experimentó durante los dos años que estuvo escondida de los nazis en Ámsterdam, puede ser un excelente recurso para los estudiantes que están pasando por estos mismos cambios”.

 

Habrá que volver a leer el Diario de Anna Frank sin censura.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net