Una corte de distrito de Chandigarh, en la India, falló a favor de dos hermanas, hijas del último maharajá de Faridkot, Harinder Singh Brar, y después de una larga batalla legal de más de dos décadas, las designó como legítimas herederas.

 

El maharajá, quien heredó el título y la fortuna en 1918, falleció en 1989. Los abogados de este hombre, que ocupaban sitios importantes en la fundación que creó en 1986, exhibieron un testamento en que se legaba toda la fortuna a la fundación.

 

De acuerdo con el testamento, elaborado en 1982, la hija mayor fue desheredada por haberse casado contrario a sus deseos y a otra hijo le dejó una asignación mensual de tan solo 1,200 rupias, equivalentes a 13.50 libras esterlinas. En ese testamento no legó nada ni a su esposa ni a su madre y dejó la inmensa fortuna valuada en más de 3mil millones de dólares a la fundación.

 

El testamento fue impugnado por Amrit Kaur, hija mayor del maharajá bajo el argumento de que su padre no había elaborado un testamento y que éste fue hecho por personal cercano a su padre.

 

Finalmente, tras veinte años de litigio, la corte de distrito sentenció que el testamento había sido falsificado y por tanto lo declaró nulo e ilegal, por lo que ahora pasa la fortuna a manos de las hijas del último maharajá y que consta de dos fuertes de más de 300 años de antigüedad, una flota de automóviles Rolls-Royce antiguos, oro, diamantes, tres aviones, un aeródromo, y más de 20 propiedades en todo el país y un museo.

 

El director ejecutivo de la fundación, Lalit Mohan Gupta, declaró que este veredicto será apelado ante una instancia más alta y aseguró que demostrarán la autenticidad del testamento.

 

Tras la independencia de la India en 1947 los títulos nobiliarios y muchas propiedades fueron retirados de sus poseedores. Sin embargo a Harinder Singh Brar, maharajá de Faridkot se le permitió conservar las antiguas propiedades que tienen valor histórico. Sin embargo tras la muerte del maharajá la fundación cerró estas propiedades al público con lo que está negando el acceso a los indios a sitios históricos, argumento que expuso en su demanda Amrit Kaur quien junto con su hermana se convierte con este veredicto en la 33a persona más rica de la India.

 

 

Más información Times of India

 

www.miabogadoenlinea.net