Imprimir
Categoría: Lo Absurdo en el Derecho
Visto: 206
0
0
0
s2smodern
powered by social2s
Manos tras las rejas

 

El pronóstico de un joven de 19 años que fue detenido en una ciudad australiana por robo fue equivocado cuando el juez rechazó el pasado sábado dejarlo salir bajo fianza. Cuando fue arrestado por la policía, el joven les dijo: “Siempre me conceden fianza. Saldré en dos horas”.

Se trata de Corey Milgate quien ha sido acusado de haber entrado ilegalmente a un club deportivo en la ciudad costera de Coledale y haberse apropiado indebidamente de 580 dólares australianos del jarrón de propinas y de una alcancía con forma de perro labrador en que se depositaron donativos para una asociación de perros guía.

El joven, que estaba libre bajo fianza cuando fue detenido por haber entrado ilegalmente a otros comercios, salió del club por la costa donde dejó abandonados varios objetos, incluyendo los guantes de hule de cocina color amarillo que la policía sospecha usó para el robo.

La alerta del robo fue dada por los empleados del club cuando llegaron a trabajar a las 5:30 a.m. y se percataron de lo sucedido. Habiendo revisado imágenes de cámaras de seguridad y la evidencia forense, el pasado viernes la policía detuvo a Milgate en casa de su abuela, quien permitió la entrada de la policía a la cocina, declarando que le faltaba un par de guantes amarillos de goma usados para lavar platos y demás quehaceres domésticos.

Cuando Corey Milgate fue subido a la patrulla, los policías lo grabaron diciendo: “Vengan después a verme. Me darán fianza otra vez. Están perdiendo el tiempo. Siempre me dan fianza, estaré libre en dos horas”.

Ante el tribunal de fianzas de Wollongong al que Milgate fue presentado, su abogado Anthony Goodridge dijo a nombre de su representado que negaba haber sido quien entró ilegalmente en el club. Respecto del guante dijo que su cliente le había dicho que “pudo haber sido un guante que usó en su casa para lavar”.

La policía se opuso a que se le otorgara fianza al joven bajo el alegato de que seguía cometiendo actos ilegales, y el juez estuvo de acuerdo por lo que el pronóstico de Milgate de salir libre un par de horas después no se cumplió y permanecerá en prisión hasta por lo menos el inicio de su proceso.

Tanto tensó la cuerda que acabó por romperla.

Más información smh.co.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern
powered by social2s