Budelli, Cerdeña, Italia

 

Dos turistas franceses que decidieron llevarse de recuerdo arena de una playa que visitaron estas vacaciones de verano en Cerdeña, Italia, enfrentan ahora un proceso que podría implicarles hasta seis años de prisión.

Cerdeña es una isla que se caracteriza por sus prístinas playas con aguas color turquesa, protegidas muchas de ellas como parques nacionales. En la mayoría de ellas está prohibido llevarse arena y aunque existen letreros que indican esta prohibición, hay algunos turistas que no pueden resistir el deseo de llevarse un “recuerdito” de la zona.

Generalmente la arena es colocada en botellas o bolsas plásticas, y muchas personas incluso ponen una etiqueta con el nombre de la playa a la que pertenece. Así lo hicieron los turistas franceses que fueron detenidos en la frontera cuando quisieron abordar un ferry que los llevaría a Tolón (Toulon), Francia.

Estos turistas, sin embargo, no llevaban una botella de arena, sino 14 botellas grandes llenas de arena de la playa de Chia ubicada al sur de Cerdeña. Las botellas eran transportadas en el maletero de su automóvil.

La prohibición de llevarse arena de las playas ha estado vigente durante varios años, pero las autoridades italianas señalan que este año los hurtos de arena, conchas y otros objetos que pertenecen al mar han crecido y tan solo en el aeropuerto de Olbia Costa Smeralda han decomisado en pasadas semanas 10 toneladas de estos objetos encontrados en las maletas de los pasajeros.

El hurto de arena y otros objetos como las conchitas marinas (perdón si alguien de Argentina nos lee), está sancionado con multas de hasta 3,000 euros y penas de prisión de uno a seis años, aunque se trata de sanciones que difícilmente se aplican porque la mayoría de los infractores son turistas que, en el mejor de los casos, alegan que no tenían ni idea de que estaban cometiendo un acto ilegal. Este año, sin embargo, las autoridades de la isla han advertido que no se tocarán el corazón al momento de sancionar a los turistas. Así, ya un ciudadano romano fue multado con 1,000 euros por llevar una botella de arena de alguna playa y estos turistas franceses esperan la presentación de cargos.

Según el diario británico The Guardian, en 2016, una mujer, tras conocer la importancia de la arena en la preservación de las playas y del medio ambiente, decidió regresar a las autoridades una botella con arena que se llevó de la isla de Budelli 29 años antes, con una nota en la que manifestó profundo arrepentimiento y solicitó disculpas por su acto. Sin embargo, en estricto sentido habría que analizar si cometió algún delito al haberse llevado la arena porque Budelli, hasta 2016, era propiedad privada.

Interesante notar que cada lugar tiene sus propias normas y que aún como turistas estamos obligados a respetarlas. En miabogadoenlinea.net hemos reiterado en varias oportunidades la importancia de conocer las disposiciones legales del sitio que se visita para evitar contratiempos y penosos episodios como el que esta pareja de franceses vive en este momento. Así que si vas de visita a Cerdeña ya sabes, nada de llevarse arena como souvenir.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net