Vaso de cerveza

 

El tribunal penal de Dubái, Emiratos Árabes Unidos, condenó a un británico de 41 años a tres meses de prisión después de que el pasado mes de junio fuera reportado a la policía por sus vecinos por causar molestias con fuerte música.

El británico vivía en un departamento en una torre ejecutiva. Tras el reporte de sus vecinos por ruido, la policía acudió a su departamento. Al encontrarlo sin camisa le pidieron que se vistiera y que bajara a la recepción para hablar con ellos. El sujeto, en evidente estado de ebriedad, se puso violento verbalmente y luego físicamente, golpeando y rasguñando en el cuello a un oficial que lo escoltaba fuera de su departamento, para luego rasgarle el uniforme.

En la estación de policía de Bur Dubái, distrito histórico del emirato, el sujeto fue imputado por causar molestias a terceros, agresión física, dañar un uniforme de la policía y por beber sin tener licencia para hacerlo. Recordemos que en Emiratos Árabes Unidos es delito el consumo de alcohol salvo en zonas francas y con licencia.

Tras el arresto fue puesto en libertad condicionada, pero no compareció en la primera audiencia del 5 de septiembre. En la audiencia de esta semana fue encontrado culpable de todos los cargos y sentenciado a 3 meses de prisión más el pago de una multa de 2,000 dírham por consumir alcohol sin licencia y otra más de 200 por dañar el uniforme del policía. Se trata de multas de US$ 544 y 54 respectivamente.

La peor sanción, sin embargo, es que una vez que cumpla la sentencia será deportado con lo que ha perdido también el empleo que tenía en Dubái. Una vez más vemos las consecuencias de malas decisiones consecutivas.

Más información thenational.ae

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net