Esta semana el gobierno de Nueva Zelanda detuvo a un joven australiano que al haber hecho un comentario estúpido abordo de un avión, hizo que la aeronave regresara a la puerta de embarque y se efectuara un operativo de seguridad.

 

El pronóstico de un joven de 19 años que fue detenido en una ciudad australiana por robo fue equivocado cuando el juez rechazó el pasado sábado dejarlo salir bajo fianza. Cuando fue arrestado por la policía, el joven les dijo: “Siempre me conceden fianza. Saldré en dos horas”.

 

La policía de Dubái detuvo a dos hombres asiáticos por la distribución de un video que consideraron ofensivo, en el que dentro de un automóvil uno de ellos se arrojaba a los pies billetes de dirhams y los pisaba, mientras el que conducía lo incitaba.

 

A mediados de diciembre se celebró una boda real en Sudáfrica entre la vocera del presidente Cyril Ramaphosa, Khusela Sangoni, ahora Diko, y el rey Madzikane ka Zulu Thandisizwe Diko. Dos semanas después la dote o lobola pagado por la familia del novio, fue robada.

Un novio de una población del sur de China ha demandado a los amigos que le organizaron la despedida de soltero porque al someterlo a lo que calificó como torturas, lo obligaron a huir y en la huida tuvo un accidente.

Gracias al mensaje de Twitter de un jefe de la policía, los nigerianos han conocido que tener relaciones sexuales dentro de un vehículo estacionado no es un delito.

En España, la Audiencia Provincial de Granada condenó a una mujer a reembolsar a su exnovio 2,000 euros por gastos que él realizó durante su noviazgo y que ella no abonó una vez que la relación sentimental se dio por terminada.

En la India, un hombre que era requerido por una corte familiar para pagar la manutención o pensión alimenticia a su esposa fue detenido por la policía durante una noche porque los policías no entendieron la orden judicial que fue emitida en inglés.

Una ciudad de Indonesia aprobó la semana pasada la prohibición de actos de la comunidad LGBTQ, imponiendo multas a los integrantes de esta comunidad que alteren el orden público.